Preguntas frecuentes

¿Qué es la capacidad de obrar?

Tener capacidad de obrar es
saber utilizar tus derechos
y cumplir con tus obligaciones.

Por ejemplo gestionar tu dinero,
comprar una casa
o saber si una oferta de trabajo es buena para tí.

Algunas personas necesitan apoyo
para tomar estas decisiones.

Este apoyo se llama modificar la capacidad de obrar
y lo decide el juez o la jueza.

Todas las personas tenemos capacidad de obrar
desde que cumplimos 18 años.

Hay personas con discapacidad intelectual
que no necesitan este apoyo.

¿Qué es la modificación de la capacidad de obrar?

La modificación de la capacidad de obrar
es el apoyo que pone el juez o la jueza
para proteger y ayudar a las personas
que tienen dificultades para tomar
algunas decisiones importantes de su vida.

El juez o la jueza valora qué apoyos necesitas en tu vida
y decide quién tiene que ayudarte.

A la persona que te ayuda se le llama tutor o tutora.

¿Qué pasos hay que dar para modificar la capacidad de obrar?

Los pasos que hay que dar
para modificar la capacidad de obrar son:

Paso 1. La demanda o solicitud

Tú mismo, un familiar o cualquier otra persona
hacéis una demanda.

Una demanda o solicitud es un escrito dirigido al juez o la jueza
en el que se le explica que necesitas un apoyo
para poder defender tus derechos
y cumplir tus obligaciones.

En esta demanda se propone
el nombre de la persona
que te puede apoyar.

Paso 2. Contestación a la demanda o solicitud

El juez o la jueza revisa este escrito
y decide si seguir o no con la modificación
de la capacidad de obrar.

Te envía una carta a tu casa para informarte.

Si no te parece bien lo que dice, puedes decirlo.

Paso 3. El juicio.

El juez o la jueza te conoce durante el juicio
y decide si necesitas algún apoyo en tu vida.

El juez o la jueza te escuchará a ti,
a tu familia y a otras personas,
para conoceros mejor.

El juez o la jueza puede pedir al médico-forense del juzgado
que te conozca y valore si necesitas apoyos.

Paso 4. La sentencia.

El juez o la jueza reúne toda la información
y dicta la sentencia.

Dictar la sentencia es cuando el juez o la jueza pone por escrito
lo que ha decidido.

El juez o la jueza puede decidir si necesitas apoyos o no.

Si cree que no necesitas apoyos, se termina el proceso.

Si cree que sí necesitas apoyos
explica para qué aspectos de tu vida los necesitas.

El juez o la jueza además decide quién te va a dar ese apoyo.

¿Qué puedo hacer si no estoy de acuerdo con mi modificación de la capacidad de obrar?

Cuando el juez o la jueza va a iniciar tu modificación de la capacidad
te envía una carta a casa para informarte.

Cuando recibas esa carta
puedes contestar diciendo que no estás de acuerdo y porqué.

Tienes 20 días para contestar.

La decisión final la tiene el juez o la jueza.

Para responder a esa carta
necesitas que te ayude un abogado.

Si no tienes dinero para pagar ese abogado
puedes pedir un abogado de oficio.

Los abogados de oficio son los que trabajan
con las personas que no tienen dinero
y te ayudan en lo que necesitas.

¿Qué hace el tutor o tutora?

El tutor o tutora debe acompañarte
para tomar decisiones en los temas que el juez o la jueza ha decidido.

El tutor o tutor debe proteger tus intereses
y tener en cuenta tus deseos y tus necesidades,
ayudarte a ser autónomo o autónoma
y a tener una vida buena.

El tutor o tutora también debe intentar
que tomes cada vez más decisiones sin apoyo.

Para que el tutor o tutora te ayude en esto
debe tener buena relación contigo.

El tutor o tutora debe conocerte
y saber qué te gusta.

El tutor o tutora debe asegurarse
de que los servicios que recibes
son los que necesitas y los que te interesan.

El tutor o tutora también debe protegerte
ante cualquier situación de maltrato
o abandono que puedas tener.

¿De quién serán mis bienes?

Los bienes seguirán siendo sólo tuyos
y nunca serán de tu tutor o tutora.

El tutor o tutora sólo te ayudará
a administrar los bienes de manera correcta.

¿Quién controla al tutor o tutora?

El juez o la jueza supervisa y vigila al tutor o tutora
para que tome decisiones que sean buenas para ti.

El tutor o tutora tiene  obligación de:

  • Informar al juez o la jueza una vez al año
    de los apoyos que te ha dado y de tu situación.
    El juez o la jueza comprueba
    que las decisiones que ha tomado tu tutor o tutora
    te han ayudado.
  • Informar y pedir permiso al juez o la jueza
    para las cosas más importantes
    como por ejemplo, si quieres vender una casa.
¿El tutor o tutora es para siempre?

El tutor o tutora no tiene por qué ser para siempre.

¿Se puede cambiar de tutor o tutora?

Si quieres cambiar de tutor o tutora
tienes que explicarle al juez o la jueza los motivos.

El juez o la jueza decidirá si te cambia de tutor, tutora o no.

 

¿Puedo votar si tengo modificada la capacidad de obrar?

Sí,  es posible que puedas votar.

Depende de lo que haya decidido el juez o la jueza.

El derecho al voto es un derecho
que se debe conservar siempre que sea posible
porque la persona con discapacidad intelectual
tiene derecho a participar en la vida política.

¿Puedo recuperar el derecho al voto si me lo han quitado?

Si el juez o la jueza decide en tu sentencia
que no puedes votar y no estás de acuerdo,
puedes pedir tú mismo o con apoyo de tus familiares o de tu tutor o tutora
una revisión de la sentencia
para recuperarlo.

¿Podré usar mi dinero?

Sí, pero a veces necesitarás el apoyo del tutor o tutora
para que te ayude a administrarlo.

Además, el tutor o tutora te enseñará a gestionar tu dinero
para que cada vez tengas más autonomía.

¿El tutor o tutora se queda con mi dinero?

No. 

El dinero es tuyo y lo necesitas en tu proyecto de vida.

Si tú falleces el dinero pasará
a las personas que hayas decidido en tu testamento.

 

Si mi tutor o tutora es la Fundacion Tutelar Atzegi, ¿perderé el contacto con mi familia?

No perderás el contacto con tu familia.

La Fundacion Tutelar Atzegi te ayudará 
a relacionarte con tu familia siempre que quieras 
y que sea bueno para ti.